Canal Tv – Vámonos de cruising 1: Tailgating, con David Paw y Rafa Marco

http://waaw.tv/watch_video.php?v=K3BWXG3GMA54

Canal Tv – Vámonos de cruising 1: Tailgating, con David Paw y Rafa Marco

cruising_carHace ya casi dos años, Nacho nos explicaba a través de una muy completa entrada qué es el dogging, el cruising y el cancaneo. En resumen estaríamos hablando de sexo en lugares públicos con desconocidos al que se denominaría dogging, en caso de ser entre heteros, cruising para las relaciones homosexuales (prácticamente sólo llevadas a cabo por el factor masculino), y cancaneo si deseas poner un toque español al usar una palabra castellana en lugar de los vocablos ingleses mencionados.

A pesar del auge de las aplicaciones y programas informáticos que, gracias a las nuevas tecnologías, permiten conocer gente a través del móvil o del ordenador para ligar o sencillamente quedar para guarrear o follar, el cruising sigue llevándose a cabo entre aquellos hombres que desean un contacto más directo, sin tener que andar mirando perfiles o chateando, previniendo posibles fraudes, plantones, y sobre todo falsedades no sólo en cuanto a características personales, sino sobre todo en relación al físico prometido.

Pero las zonas de cruising siguen siendo frecuentadas también por una población que no desea hacer uso de los cruisingmedios informáticos debido a otro motivo bien distinto: buscar un mayor anonimato que el que te puede dar un perfil informático, necesario cuando no has salido del armario, estás casado o tienes pareja pero deseas mantener relaciones extras y secretas con otro hombre, o simplemente prefieres ocultar públicamente tu orientación homosexual o bisexual. Si bien al acudir a una zona de cruising te arriesgas a que alguien conocido te pueda ver, también es cierto que el que te haya visto habrá acudido por el mismo motivo que tú, mientras que en una aplicación puede estar registrada todo tipo de gente, por motivos muy diversos que puedes no llegar a conocer ni descubrir.

cruising_car06Acudir al cruising puede ser también una vía de escape en zonas rurales, o ciudades donde no abundan los locales en los que poder conocer a otros hombres con tus mismos gustos u orientación. Pero inclusive en las grandes urbes gayfriendly donde los negocios gays abundan, siguen perdurando las zonas más populares donde practicar cruising, visitadas por aquéllos a los que no les gusta el «ambiente», o los que quieren probar a adentrarse en la «zona oscura» sin plantearse más que el desear probar el sexo con otro congénere.

Los baños públicos de estaciones y centros comerciales, las zonas de aparcamientos poco concurridas de algunos estadios o grandes edificios destinados a los espectáculos, ciertos rincones de algunos parques y paseos, pero, sobre todo, lugares apartados a las afueras de la población, como feriales o antiguas ruinas, son los preferidos para llevar a cabo esta actividad.

Mientras que los aseos de estaciones y similares puntos de toma y descarga de pasajeros son visitados en grancruising_out08 parte por los viajeros que, en una escala o antes o después del viaje deciden descargar energía, los aseos de los centros comerciales pueden ser visitados por los maridos que dejan a sus esposas comprando, o por los jóvenes, y no tan jóvenes, que deciden acudir mientras pasan la tarde deambulando por la zona de compras, intentando conseguir algo con alguien de los que ya hay dentro, o entrar en ellos tras haber compartido un cruce de miradas con algún otro que estaba consumiendo en algún punto del almacén. El corto «Malas compañías»(ver vídeo) refleja muy bien no sólo lo que se cuece en los baños públicos de un centro comercial, sino además los peligros a los que podemos enfrentarnos al practicar cruising en ellos.

En muchos parques y paseos el cruising suele llevarse a cabo por ciertos corredores o ciclistas que deciden adentrarse en zonas más alejadas de los circuitos habituales buscando dar con algún otro deportista con sus mismas inquietudes, o algún paseante que haya acudido directamente a esperar pacientemente por la zona. De paso suelen ser también otros puntos mucho más alejados de las poblaciones, como zonas de descanso de autovías o aparcamientos de algunas gasolineras. En estos casos, una parada en el camino puede servirnos para distraernos del viaje, dando con otro conductor caliente o, incluso, con algún camionero que desea desfogarse tras largas horas metido en su cabina.

cruising_public toilets01

Pero las zonas preferidas para practicar cruising suelen ser las zonas de aparcamientos poco concurridas o, directamente, los descampados cercanos a los municipios, a los que poder acudir fácilmente en coche, o inclusive andando si es preciso, no alejados demasiado de la población, pero tampoco metido en su cinturón urbano, para así poder escaparse a los mismos en un momento concreto sin necesidad de realizar un largo viaje, pero sin que sean muy transitados por gente que no desea en absoluto llevar a cabo este tipo de encuentros. Estos cruising_car05enclaves suelen disponer de caminos que permitan su acceso en coche, y arboledas por las que poder adentrarse no sólo a conocer el resto de personal que está realizando cruising, sino inclusive poder esconderse en caso de preferir algo de intimidad una vez nos pongamos manos a la obra con aquél que haya querido venirse con nosotros. En ocasiones, un edificio en ruinas facilita el poder perderse voluntariamente entre sus estancias, o celebrar orgías improvisadas en zonas menos recónditas, invitando al resto de tipos que por allí deambulan a que miren o participen, resguardados de viento, frío o lluvia en malas épocas temporalmente hablando del año.

Saber de una zona de cruising depende fundamentalmente del boca a boca, aunque no faltan las webs y cruising_public toiletsaplicaciones que nos hablan de ellas, bajo información dada por los propios asiduos que las visitan. En el caso de España, prácticamente en todas las ciudades y poblaciones relevantes de cada provincia suele tener una zona de cruising conocida. Los propios del lugar saben de ella, pero en ocasiones suelen ser tan visitadas que pueden conocerse incluso a nivel nacional. Ejemplos son la Casa de Campo de Madrid, la montaña de Montjuic en Barcelona, el conocido como Charco de la Pava de Sevilla, o playas internacionalmente celebradas por los encuentros sexuales que se llevan a cabo entre sus dunas, como la de Maspalomas, en la isla de Gran Canaria, o la de Cabopino en Marbella (Málaga).

Otras veces ciertos parajes se convierten en zonas de cruising a raíz de un «chivatazo» que corre como la pólvora entre los asiduos a los encuentros sexuales furtivos, y que habla del incremento de asistencia de un público masculino deseoso de tener sexo con otros hombres a una zona que ha sido bien vista para llevar a cabo tal actividad. Un secreto a voces como ése es el que llega a oídos de David Paw en Tailgating, de FuckMeBoys. Le han hablado de una zona boscosa a la que poder llegar fácilmente en coche y donde poder aparcar sin problemas. No hay que esperar mucho para que alguien salga al encuentro. Y así fue exactamente cómo le ocurrió. Enciende las luces y se encuentra frente al vehículo un tío completamente en bolas meneándose la verga.

Rafa-Marco-David-Paw01

Se trata de Rafa Marco y David no se lo va a pensar dos veces: «Me lo voy a follar».

¿Tú no harías lo mismo si te encontrases en su lugar?

Sounding para principiantes Lección 3: anatomía de la uretra Técnicas de Masturbación 15

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: