¡ Diez recomendaciones para la primera vez !

¡ Diez recomendaciones para la primera vez !

Cuando la gente habla de la “primera vez” generalmente se refiere al momento en que por primera vez tuvo relaciones sexuales completas. Eso es lo que quieren decir con “perder la virginidad”.
Pero para ti, la primera vez también puede significar tu primer beso, o la primera vez que te masturbaste o que alguien te masturbó. O la primera vez con tu nuevo novio o novia.

No importa a qué se le llame “primera vez”, es algo que nunca se olvida. Es excitante y especial. Por eso es importante asegurarse que sea una experiencia realmente bonita.

¿Cómo se puede hacer para asegurar que tu primera vez sea una buena experiencia? Hemos reunido algunas recomendaciones:

1. Comienza cuando te sientas preparado.

Hay una sola persona que puede decidir si estás listo/a para tu primera experiencia sexual: tú mismo/a. Escucha tus propios sentimientos y no te dejes convencer de hacer nada que no quieras.
En promedio, las personas tienen la primera relación sexual a los 17 años.

2. Ten tu primera relación sexual con alguien de tu confianza
Hazlo con alguien que te hace sentir en confianza. Tómense el tiempo para cada uno, di palabras dulces o excitantes al otro. Así serán mayores las probabilidades de que la primera vez sea una experiencia buena para ambos.

¿Tienes curiosidad sobre los lugares que te dan placer? Descubre tus propias zonas eróticas y las de tu pareja.

HombresMujeres

3. Elige un lugar agradable
Hazlo en un sitio que los haga sentir cómodos y donde nadie los perturbe. Arreglen el ambiente de manera agradable, quizá con música y a la luz de las velas.
4. Hazlo poco a poco
No necesitas hacer todo de una sola vez. Puedes ir haciendo crecer gradualmente la excitación para que ambos estén excitados. Cuando una chica está sexualmente excitada se humedece su vagina. Esto es importante porque, de otro modo, la penetración puede ser dolorosa.
 Para tres cuartos de la totalidad de la población joven, el viaje de descubrimiento sexual sucede en este orden: primero hay besos, caricias bajo la ropamasturbarse mutuamente, hacer el amor desnudos y finalmente el acto sexual con penetración.
5. Presta atención a tus propios sentimientos
Una vez que has comenzado podría ser que en realidad te des cuenta que no lo deseas todavía. No ignores este sentimiento. Siempre puedes detenerte, no importa lo que piense o diga el otro. Haz las cosas a tu propio ritmo y exprésate con claridad. Si dices ‘no’ pero al mismo tiempo se siguen besando y acariciando, entonces el otro no podrá saber qué es lo que realmente quieres.
6. Presta atención a tu pareja
No se tiene una relación sexual solo, para uno mismo. Se tiene con otro. Presta atención a tu pareja, si lo está disfrutando, pregúntaselo. ¿Está nervioso o nerviosa? Intenta darle seguridad a tu pareja con palabras cariñosas. ¿Tu pareja se siente insegura por el hecho de mostrarse desnudo o desnuda? Dile palabras elogiosas. ¿Te parece que tu pareja ya no desea ir más lejos? Respeta sus deseos. Realmente se puede disfrutar de hacer el amor sin necesidad de una penetración.
7. Conversen entre sí
Es muy probable que no sepas muy bien qué hacer la primera vez. Presta atención a la manera en que reacciona tu pareja. ¿Gime? ¿Te guía la mano a un lugar particular? Estas son señales de que estás encaminado/a hacia la dirección correcta. Pero generalmente las señales no son tan claras. Para eso hay que conversar con el otro, sobre lo que te agradaría o no experimentar. Muchas personas se sienten excitadas de sólo conversar sobre eso.

 

8. Usa un condón
Siempre debes usar un condón. De esa manera no sólo evitarás embarazos no deseados, sino que también te protegerás de enfermedades de transmisión sexual. La píldora se usa para evitar el embarazo en la mujer.

Los accidentes con el condón casi siempre resultan de un uso equivocado. Así que debes leer atentamente las instrucciones y usar uno para practicar. Los muchachos pueden practicar con sus propios cuerpos, las chicas pueden practicar poniendo un condón en una banana, por ejemplo.
Puedes leer más sobre el uso del condón

9. No finjas un orgasmo
No hay ninguna ley que dicte que hay que llegar al orgasmo. No lo finjas, no es honesto para tu pareja y, de todos modos, hacer el amor sin llegar al orgasmo también puede ser maravilloso

.

10. Reírse es ok
La primera vez probablemente estarán ambos un poco nerviosos. Quieres que todo salga perfecto y que la primera vez sea una experiencia espectacular. Entonces ambos pueden ponerse un poco tensos y serios. Intenta mantenerte de buen humor. ¡El humor y el sexo son una combinación perfecta!

5 posiciones para la primera vez. (Hétero)

Nerviosismo y estrés son las emociones principales que surgen durante el primer encuentro sexual de una persona, sin embargo, cuando está segura de esta decisión, sólo se necesita una ayuda para liberar la tensión, como algunas posturas para la primera vez.
Las posturas ideales para la primera vez tienen que ser fáciles y que estimulen el contacto visual y corporal con la pareja, para fomentar vínculos emocionales y así se disfrute al máximo esta experiencia.

Misionero. Aunque es una de las más comunes, ésta genera un ambiente de intimidad y conexión; además, no necesitas ser un experto para realizarla. Ella se tiene que acostar boca arriba mientras él se acuesta sobre ella para penetrarla.

Cabeza colgante. Es muy parecida a la anterior, pero en esta versión ella tiene que dejar colgando su cabeza en la orilla de la cama, para generar un poco de impulso en la zona genital y el contacto sea más profundo.

Ocho. Ella se acuesta boca arriba. Coloca dos almohadas debajo de sus glúteos y sus rodillas semi flexionadas y abiertas. Él debe colocarse encima de ella y penetrarla; la clave está en que el varón debe moverse lentamente y como si formara un número ocho con su cintura.

Ángulo derecho. Ella se sienta sobre la cama, mientras apoya su codo y antebrazo derecha sobre la superficie. El hombre debe ayudarla a levantar la pierna izquierda para penetrarla y controlar el movimiento.

De ladito. La mujer debe acostarse de lado mientras que él de frente tiene que penetrarla y realizar algunos movimientos circulatorios para incrementar el placer.

3 Posiciones para la primera vez (Gay).

Siempre bien lubricado

La cuchara:
Esta postura permite tener sexo sin “cansarse”. Es quizá una de las más cómodas para ambos compañeros, ya que los dos se recuestan de lado, uno detrás del otro, entrecruzando las piernas para abrirlas y rodearlas. Muchos la mencionan como la posición ideal para tener sexo por primera vez.

La penetración en este caso no es tan profunda como lo puede ser en otras posturas por lo que puede ser recomendable para aquellas personas que no hayan tenido sexo anal anteriormente o como postura de inicio del acto sexual. Además, de esta forma, el activo puede alcanzar el miembro del compañero, pudiendo masturbarlo al mismo tiempo.

El caballo.
Al estilo del viejo oeste, en esta posición el penetrado se tumba boca abajo muy relajado intentando dejar el ano lo más expuesto posible. Su compañero se coloca justo sobre él y se incorpora como montando un caballo. Esto le permite a quien penetra tener libertad absoluta para moverse y cabalgar a su pareja mientras que el penetrado está lo suficientemente cómodo como para aguantar la embestida. El activo también puede apretar con sus rodillas el cuerpo de su compañero para ajustar el roce y tener un dominio absoluto del movimiento.

El columpio.

En esta posición el activo se tumba sobre su espalda, mientras que su compañero pasivo se sienta sobre él, aunque de espaldas, en la posición es el pasivo el que marca, con la flexión de sus rodillas, la intensidad, ritmo y profundidad de la penetración, mientras que su compañero puede, con sus manos, acariciar su espalda, su pecho, su vientre o su pene. Al no verse los amantes cara a cara se deja mayor margen a las fantasías pues cada cual puede imaginarse teniendo una relación con quien quiera imaginarse.
Requiere una gran fuerza física por parte del pasivo que soporta todo el esfuerzo en sus piernas al ser su único punto de apoyo.

Esta estimulante posición es perfecta para el pasivo quien se «sienta» exacta y anatómicamente sobre su compañero, lo que le permite una penetración directa. Al estar el pasivo en una especie de posición fecal le es más fácil relajar los músculos del ano. Adicionalmente, el pasivo tiene un control perfecto de la penetración así como su ritmo. Lo que le permite ir buscando el ángulo que le es más satisfactorio. Si el pasivo tiene como sujetarse para quedar un poco en el aire, el activo puede tener una mayor participación subiendo y bajando. Si está perfectamente sentado y cómodo el pasivo además se puede masturbar con total comodidad, mientras su compañero le acaricia la espalda, nalgas o lo sujeta por la cadera para acompasar el ritmo.

 

Nacho

Administrador, Editor, y el loco inventor de todo esto, apasionado del sexo en todas sus versiones con una mente abierta, creativa y e innovadora. Pajillero innato, amante de las pajas entre colegas. Vive en Madrid, España, A sus 36 años, casado y con dos churrubeles, siempre que puede esta dispuesto para una reunión de pajas y de organizarlas, es el responsable de organizar el club de pajas de Madrid. Informático de profesión, amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: