Dogging, Cruising y Cancaneo.

Dogging.

El origen de la palabra dogging es incierto. Algunos dicen que viene del hecho de que los mirones paseaban por lugares públicos con la excusa de pasear al perro (dog, en inglés); mientras que otros hacen referencia al hecho de practicar sexo en lugares públicos.

Porque el dogging, es una práctica más habitual de lo que parece de la que apenas se habla.
La llevan a cabo heterosexuales, mezclándose a veces y pudiendo llegar a concluir en una orgía como fin de fiesta. Y consiste en ligar con desconocidos de forma rápida y anónima para mantener relaciones sexuales sin ningún compromiso. Vamos, como su nombre inglés indica, igual que los perritos.

Algunas películas lo han abordado, sobre todo desde la óptica gay, como la francesa Las noches salvajes, la española Cachorro y la norteamericana A la caza, con Al Pacino frecuentando los ambientes más sórdidos de Nueva York.
Hay una comedia británica, titulada Dogging: a love story que aborda, desde el humor, el tema de la práctica del sexo en parques, calles o parkings.
Va de un joven aspirante a periodista cuya vida sentimental da un giro al introducirse en el mundillo del dogging: en uno de los aparcamientos donde se practica sexo conocerá a una chica y… surgirá el amor… en público.

Suena algo chorra, como sucede con todas las películas que incluyen el rótulo “una historia de amor” en su título, pero resulta curioso que se aborde este tema -que es visto de forma algo siniestra por la sociedad bienpensante- en una comedia romántica.

Cruising

El término cruising se acuñó en los años 1970 en EE. UU. y hacía referencia a un bar gay, el Booze ‘n’ Cruise, situado en la Ruta 66 en Albuquerque (Nuevo México). La palabra empezó a utilizarse como un código críptico en el argot gay inglés para poder hablar con otro homosexual de forma discreta (ya que la palabra originalmente significa atravesar caminando, patrullar, surcar) sin identificarse como gay ante los heterosexuales. Pero en la actualidad la apertura de la comunidad gay y los medios de comunicación han hecho al término de uso corriente.

Para más gente de la que uno podría imaginar, la actividad conocida por su vocablo inglés cruising es una de las más excitantes fantasías sexuales tradicionalmente vinculada a la homosexualidad masculina, pero que, hoy en día esta también ampliamente extendida entre las otras posibles tendencias u opciones sexuales.
¿Quién no ha sentido alguna vez un irrefrenable deseo de tener sexo con algún desconocido quien con cuya mirada o lenguaje corporal trata de comunicar su interés en saborear tus mieles?

Por definición, con el cruising se pretende realizar el acto sexual con personas desconocidas en ambientes públicos o semipúblicos como parques, playas, lavabos públicos de estaciones de tren, autobuses, aeropuertos, etc… y cuenta con el morbo producido por el mismo proceso de seducción hacia personas con las que casualmente uno se encuentra y el del riesgo que supone el practicarlo en esos lugares, en principio, prohibidos
para estos menesteres. Quizá nuestra educación del “esto no se toca”, “esto no se hace” o “esto está muy mal” sea la culpable de que encontremos tan excitante este tipo de actos “prohibidos” y sucumbamos a su realización como poseídos por un alter ego por encima de estas normas morales. Y es que nos encanta saltarnos ciertas barreras impuestas ya no sólo por rebeldía, sino también por la simple curiosidad de lo que nos es desconocido.
Por eso, desde estas líneas animo a la práctica responsable del cruising, una manera sin duda más sana y directa de ligar que las hoy tan extendidas vías virtuales de los chats y páginas de citas, tan dadas a la mentira así como a la decepción y la frustración generadas al descubrirse la gran distancia existente entre la realidad creada sin límites desde el ordenador y la impuesta por las limitaciones físico-psíquicas reales con las que todos contamos.

Cancaneo.

La palabra española ‘cancanear’ definía originalmente la acción de vagar o pasear sin objeto determinado, y se deformó su significado para indicar que se buscaba un encuentro sexual durante el paseo.

Cancaneo heterosexual.

Se suele aceptar que es un fenómeno moderno de

origen británico, cuya moda se ha extendido a otros
  países. Los lugares típicos para esta práctica son
parques y aparcamientos. Suele haber más de dos
 participantes, y a veces evoluciona hacia una orgía.
 Los mirones son bienvenidos, lo que hace del dogging una forma de exhibicionismo. Los participantes se  pueden reunir de forma casual o (cada vez más habitual) haberse citado a través de internet.

Cancaneo homosexual.

El cruising o cancaneo homosexual más que una

práctica exhibicionista es un fenómeno más
 relacionado con encontrar un compañero sexual
de forma anónima, discreta y sin ataduras, en lugares
 públicos pero lejos de las miradas extrañas. Además
es un fenómeno más antiguo, existen registros históricos de que esta práctica ya se realizaba en la antigua Roma. Los baños públicos son mencionados como lugares para encontrar compañeros sexuales. Juvenal señala que allí los hombres se rascaban la cabeza con un dedo para identificarse ante los demás. También se cita que había hombres que buscaban marineros en las proximidades del distrito cercano al Tíber.

Así, si no quieres sorpresas, sal a ligar cara a cara y haz uso del cruising, dogging o cancaneo, pero ten siempre en cuenta ciertos conceptos y precauciones básicas como podrían ser: 

 
ABC de la señalización del cruising

1- El cruising, dogging o cancaneo  y la desnudez pública son legales en España. La única excepción sería la cercanía de niños o deficientes mentales (artículo 185 del Código Penal).
2.- Podrías ser víctima de un robo. Ten sentido común y no dejes nunca pertenencias sin atender. Lo mejor sería no llevar nada de valor encima.
3.- Sé discreto. Estás en un espacio público y no todo el mundo tiene tus mismas intenciones. Elige horas en las que no vayas a molestar a personas que están en otras.
4.- Sé limpio. Nadie tiene por qué recoger tus condones, pañuelos o botes de lubricante: la responsabilidad es tuya.
5.- Sé cuidadoso. Algunas de las zonas de cruising pueden ser peligrosas en días de viento o por sí mismas: edificios en ruinas, accesos sin urbanizar, acantilados, etc…
6.- Y, claro está, piensa en las enfermedades de transmisión sexual. Si te limitas a la masturbación o penetración con condón es casi imposible que pilles nada por muy promiscuo/a que seas.

El componente riesgo, exhibicionista, animal y voyeur están muy presentes, así como el aquí te pillo…
Obviamente, no es el plan más romántico que una se puede montar una noche, pero tiene su punto si buscas emociones fuertes.

Si rastreais en la red, podréis encontrar lugares en vuestras mismas ciudades donde se da y a más de un@ le puede haber sorprendido encontrarse a gente practicando sexo al aire libre y en plena luz del día -sin cortarse un pelo e invitándote a que les mires (e incluso participes)- en carreteras, playas, bosques o parques.

¿Os molesta(ría) toparos con gente practicando dogging?
¿Lo habéis hecho alguna vez? ¿Os da morbo?

Nacho

Administrador, Editor, y el loco inventor de todo esto, apasionado del sexo en todas sus versiones con una mente abierta, creativa y e innovadora. Pajillero innato, amante de las pajas entre colegas. Vive en Madrid, España, A sus 36 años, casado y con dos churrubeles, siempre que puede esta dispuesto para una reunión de pajas y de organizarlas, es el responsable de organizar el club de pajas de Madrid. Informático de profesión, amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar.

También te podría gustar...

5 Respuestas

  1. Muy bien explicado y abordando todos los tipos de cruising. Para los amantes de esta práctica en Madrid, os ánimo a visitar la web más completa con las zonas más populares de la capital – http://www.cruisingmad.com

  2. jocapu dice:

    A mi me da morbo, me encanta masturbar .

  3. Anonymous dice:

    AMAOS LOS UNOS A LOS OTROS

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: