Guía para Padres

Guía para Padres

Una Guía de TdM para Padres

Cómo darle a tu hijo una actitud saludable acerca de la Masturbación.

Siempre quise que mis hijos tuvieran una educación completa y una autoestima saludable. No fue un problema dejar que aprendieran sobre sus cuerpos cuando eran pequeños, explorando sus manos, pies, etc. También era un hecho que cuando eran muy pequeños, se les animaba a desarrollar sus mentes y creatividad, y que su privacidad era ser respetados, permitiéndoles ser creativos sin interferir. Después de todo, cuando un niño dice: «No mires, te estoy haciendo algo especial», no miras, ¿verdad? Pero luego llega la adolescencia y la siguiente fase de desarrollo: su sexualidad.

Esto es probablemente lo más difícil de manejar, ya que significa que nuestros hijos están creciendo y que están experimentando la última fase antes de dejarnos para ser adultos. También significa mirar a nuestros hijos bajo una luz diferente, como individuos con sentimientos y deseos similares a los de los adultos. Para complicar las cosas, estos sentimientos y deseos pueden ser aquellos con los que nosotros mismos no nos sentimos cómodos. Sin embargo, para nuestros hijos, debemos ser capaces de abordar estos problemas y luego tratarlos honesta y abiertamente. Si ha cultivado una relación abierta con sus hijos, esta debería ser una transición fácil. Siempre han confiado en ti para que les proporciones la información y las habilidades necesarias para crecer, y este aspecto de su desarrollo no debería ser una excepción.

Cuando sus hijos eran bebés, probablemente leyó libros de ayuda. Cuando comenzaron a ir a la escuela, libros sobre cómo ayudarlos a lograr y tener éxito probablemente estaban en tu lista de lectura. Ahora es el momento de leer sobre la sexualidad y el desarrollo humano. Hay varios libros excelentes disponibles en su librería local, y las preferencias y valores personales deben ser su guía para seleccionarlos. Al leer la información, estaras preparado para responder las preguntas que tendrán tus hijos. Y créeme, si has mantenido una comunicación abierta con ellos, tendrán preguntas.

La educación sexual debe comenzar a una edad temprana, cuando los niños comienzan a hacer preguntas, que suele ser alrededor de los tres o cuatro años. Si parece cómodo al responder sus preguntas en este momento, cuando surjan preguntas más adelante, los niños se sentirán seguros y cómodos haciéndolas. Hemos guiado a los niños a través de las otras etapas de desarrollo y siento que les debemos estar allí para ayudar en esta etapa también. Existe una tremenda responsabilidad de nuestra parte de brindar información y orientación adecuadas a los niños en esta etapa de sus vidas, ya que forma sus actitudes hacia la sexualidad y sus sentimientos sobre el sexo en general. Al tener una actitud abierta y de aceptación, tendrán menos culpa asociada con la sexualidad.

Si, por otro lado, haces de la sexualidad un tema vergonzoso y secreto, entonces tus hijos aprenderán a asociar la sexualidad con la vergüenza. Y si sus hijos tienen preguntas en esta etapa y no se sienten cómodos preguntándoles, ¿Quién les dará las respuestas? La desinformación que reciben de sus amigos puede arruinarles la vida con embarazos no deseados. También puede llevarlos a contraer enfermedades que pueden durar toda la vida (e incluso resultar fatales). Necesitamos tomarnos el tiempo para explicar los hechos, responder preguntas y ayudarlos a desarrollar una actitud saludable sobre la sexualidad.

Inculcar en nuestros hijos una actitud saludable sobre el sexo es un gran regalo para hacerles. Les permitirá expresar su amor con la persona que aman sin sentimientos de culpa o vergüenza. Los términos que utiliza con ellos también son tan importantes como la información que les proporciona. Si usa las palabras que usó cuando eran más pequeños, sus hijos pueden sentirse menospreciados o pueden sentir que la información es para bebés y no para ellosUsar los términos correctos y explicar la terminología le dará mayor credibilidad y ganará más respeto por parte de ellos que si trata de usar los términos «bonitos».

Los datos que proporcione deben incluir información sobre la masturbación. Les ha dado la libertad de explorar otras áreas de sus cuerpos a medida que se han desarrollado; ahora necesita darles la libertad de explorar esta área también. La masturbación les permite liberar la tensión sexual que sienten y les permite determinar qué tipo de estimulación les gusta y qué no les gusta: las áreas que les gusta estimular y las áreas que no. Eventualmente, esto también les permitirá aprender el ritmo de masturbación que les gusta, lo que les ayudará a aprender a retrasar su orgasmo, y aprender a retrasar su placer les dará la capacidad de asegurarse de que su pareja más adelante en la vida tenga la oportunidad de alcanzar su orgasmo. placer, también.

Hablar sobre la masturbación con sus hijos puede ser difícil, y si no se ha preparado para ello, probablemente será una conversación incómoda. La planificación previa de la conversación es importante; pensar en lo que quiere decir y cómo quiere decirlo hará que sea más fácil. Explique que la masturbación es una actividad normal y saludable; Menciona que probablemente todos sus amigos se masturbarán y que entiendes que ellos también se masturbarán. Probablemente no necesite decir mucho sobre la técnica, excepto que hay muchas maneras de hacerlo. Practique diciendo lo que quiere discutir en voz alta, para que pueda escucharse a sí mismo usando las palabras y frases. Esto hará que se sienta más relajado cuando lo discuta más tarde con sus hijos.

Este también es un buen momento para discutir la privacidad. Dígales que entiende que, a medida que crecen y sus cuerpos cambian, es posible que quieran más privacidad. Hágales saber que respetará su derecho a la privacidad respetando las puertas cerradas. Ofrecerte a colocar un candado en la puerta de su dormitorio demostrará que lo que dices es en serio. Respetar su privacidad también significa que si nota manchas en la ropa interior u otra ropa, o si hay un mayor uso de pañuelos, lociones o vaselina, no lo mencionará. Mantener esos suministros disponibles y reabastecidos demostrará, de manera discreta, que sabe lo que están haciendo y lo aprueba.

Cuando comience esta conversación, asegúrese de estar en un lugar cómodo para ambos. Además, asegúrate de que sea un lugar donde no lo molesten distracciones, como la televisión o la radio. Comenzar con una pequeña charla y pasar a la discusión también puede ser útil. Al iniciar la discusión real, es posible que desee enfatizar que sabe que este podría ser un tema incómodo, pero que no emitirá ningún juicio ni reaccionará negativamente. Además, explique que cree que es importante tener esta discusión y explique por qué.

Durante la charla, asegúrate de dar a sus hijos suficiente tiempo para expresarse. Es posible que quieran expresar una opinión o hacer preguntas, y si no les da tiempo, se convierte en una conferencia y no en una discusión. Además, volar a través de la charla les da a sus hijos la impresión de que realmente no quiere decir lo que está diciendo, que solo quiere terminar de una vez o que se siente realmente incómodo con el tema. Discutir la sexualidad de una manera relajada y escuchar realmente lo que dice su hijo durante la discusión hará que la conversación sea exitosa.

Cierra la discusión con un acuerdo de que el niño acudirá a ti si tiene preguntas. Esto facilitará la discusión posterior. Es una buena idea proporcionar algunos materiales de lectura; para los hombres, por ejemplo, recomiendo ¿Qué le pasa a mi cuerpo? Libro para niños de Lynda Madaras [Newmarket Press].  Durante el cierre, reafirmar el compromiso de respetar la privacidad. Termina con una nota positiva diciendo: «¿Hay algo más de lo que te gustaría hablar o discutir?» Es posible que se sorprenda de los otros temas que su hijo puede querer mencionar.

Tener una discusión abierta sobre la masturbación prepara el escenario para la discusión sobre el sexo más adelante. Si sus hijos saben que usted está dispuesto a discutir las cosas con ellos, y que lo ha hecho antes sin juzgarlos, es mucho más fácil para ellos acudir a usted si están preocupados por algo. La comunicación abierta, honesta y efectiva solo puede mejorar su relación con sus hijos.

Para terminar, me gustaría decir que espero que todos se tomen el tiempo para conversar con sus hijos sobre la masturbación. Sin embargo, educarnos a nosotros mismos primero es la clave para tener un diálogo positivo. Si el niño pregunta algo para lo que no tienes respuesta, no tengas miedo; está bien decir: «No estoy seguro, pero encontraré la respuesta por ti». Proporcionar un ambiente relajado con una actitud abierta ayudará a que esta conversación sea un éxito, y permitir que sus hijos exploren esta última área de su desarrollo los ayudará a ser adultos saludables y felices.

Puede que te interese también: ¿Deberíamos comprarle un Fleshlight a un adolescente?

 

 

Nacho

Administrador, Editor, y el loco inventor de todo esto, apasionado del sexo en todas sus versiones con una mente abierta, creativa y e innovadora. Pajillero innato, amante de las pajas entre colegas. Vive en Madrid, España, A sus 36 años, casado y con dos churrubeles, siempre que puede esta dispuesto para una reunión de pajas y de organizarlas, es el responsable de organizar el club de pajas de Madrid. Informático de profesión, amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: