Sexo Gay

Sexo Gay

El sexo es vital en nuestro entorno, es por ello que técnicas de masturbación te presenta la guía ilustrada de Kamasutra Gay para que la practiques con tu pareja y puedas disfrutar las delicias del placer sexual en su máxima expresión.

Antes de la penetración.

Besos en la boca

Los besos en la boca son fundamentales para el inicio del acto sexual. Ayudan a aumentar el deseo y son un contacto íntimo con tu pareja. No hay especificaciones de cómo dar un beso simplemente cierra tus ojos y déjate llevar por la sensación de placer y erotismo.

Estimulación

En la estimulación existen una serie de juegos preliminares que favorecen el aumento de la excitación en la pareja, estos juegos pueden variar y depende en mayor medida de la imaginación y creatividad de los participantes. Aquí te mostraremos una secuencia de esos juegos estimulatorios para que tú los tengas en cuenta a la hora de practicar con tu pajera.

Quitar la ropa:

No hay nada mas sensual a que tu pareja te quite lentamente la ropa. Hay parejas a las cuales les gusta el sexo brutal, eso está en los gustos de cada pareja, si eres de ellos lo mejor será que se quiten rápidamente la ropa, si es el caso que rasguen los vestidos, pero es realmente excitante ver que tu pareja te desnuda con esmero, prenda por prenda hasta dejarte totalmente desnudo.

A la par al juego de quitar la ropa importa la estimulación que le hagas a tu pareja, las caricias, los besos en el cuerpo. Ten presente que mientras quitas las prendas tu mano o tu lengua pueden rozar el cuerpo de tu pareja. Algunas zonas muy sensibles son la espalda, el cuello, el pecho, los muslos… y combínalo consintiendo sutilmente los órganos genitales de tu compañero, así como su verga.

Halagar a tu compañero:

A veces el nerviosismo intimida, dile a tu compañero cosas bonitas sobre su cuerpo, dile que te excita verlo desnudo. Dile cosas que le gustaría oír. Y si lo haces bien pegadito al oído, esto puede excitarlo aun más.

Acariciar los pezones:

A algunas personas les gusta y les excita que les toquen los pezones o que se los chupen inténtalo, a tu compañero podría gustarle.

Acariciar los testículos:

Es algo altamente excitante, cógelos, agarralos, apriétalos, muévelos… pero con suavidad porque podrías lastimarlos.

La estimulación manual de los genitales:

Como parte de la estimulación antes de la penetración, la estimulación de los genitales de ambos es fundamental.
Hay muchas formas de hacerlo sin entrar en la estimulación oral:

Rozar pene contra pene, masturbarse juntamente, son algunas de estas formas, usa tu imaginación.

El sexo oral:

En el siguiente capítulo profundizaré un poco más en cuanto a esta práctica.

La estimulación manual del ano:

La manipulación del ano es inicialmente una  forma de pre-estimulación antes de la dilatación no vaya a ser tan brusca y pueda lastimar a la pareja.

Se puede realizar abriendo las nalgas de tu compañero y pasando tus dedos suavemente alrededor del ano.

Dilatación anal:

En el siguiente capítulo profundizaré un poco más en cuanto a esta práctica.

Besos negros o dilatación anal

Recomiendo tener muy presente las recomendaciones de higiene que hago en el capitulo «Recomendaciones del segmento»»Para la penetración».

Los besos negros son la estimulación del ano con la lengua, se realizan en gran medida para aumentar la estimulación en tu pareja y para ayudar a dilatar el ano antes de la penetración.

No hay una técnica específica para su realización pero te invito a ver un video donde se muestra la realización de un beso negro.

Felación, sexo oral

El sexo oral es el acto de lamer el pene, estimular bucalmente el miembro masculino, hay muchas formas de hacer y en muchas posiciones, a continuación veras imágenes en algunas de estas posiciones y formas para que las pongas en práctica con tu pareja.

Ya teniendo presentes las formas básicas profundicemos un poco más en el tema. El truco consiste en mover la lengua por todas las partes del pene, introducirlo en la boca y si eres capaz de realizar la técnica llamada «Garganta profunda» (introducir en tu garganta, bien hasta el fondo el pene de tu compañero) ìes harás mucho más feliz a tu pareja.
Trucos: Debes introducir el pene en la boca y succionar suavemente hasta que se ponga duro. Luego se debe formar un anillo con los dedos alrededor de la base del pene, esto aumentará la erección y ayudará a controlar hasta dónde quieres que entre el pene. Debes respirar por la nariz y cubrir los dientes con los dientes crea un efecto de succión. En ese momento cuando debe deslizarse por el pene.
Busque el frenillo, es decir el relieve de la parte de atrás del glande del pene, se debe succionar y empujar ligeramente con los labios y la lengua y envolver el glande. Luego lamer el tronco del pene. Por favor, no olvide tener cuidado con los dientes. Como agragedo puede succionar todo un tésticulo en la boca y acariciarlo con la lengua. Primero un testículo, luego el otro; de veras provocará que su hombre quede rendido.
Otra de las técnicas más populares es tomar el pene con la mano, como si se estuviera masturbando. El dedo pulgar debe estar dirigido hacia el glande. Al roce de la mano le debe seguir una boca haciendo movimiento hacia arriba y hacia abajo.
El vibrato (vibración) o zumbido es muy placentero. Se pueden crear vibraciones desde la garganta que lleguen hasta el pene. Al cambiar el tono de suave a más alto varía la sensación.
Lo recomendable es empujar el prepucio por encima del glande, e introducir la lengua en la abertura del prepucio. Rodee el glande con la punta de la lengua, mordisqueando y succionando suavemente la piel retirada.

Para la penetración…

Recomendaciones

La creencia de que el coito anal tiene que doler es un mito persistente y dañino. Lo mismo que en cualquier parte del cuerpo, el dolor indica que algo está mal. Ante una introducción anal, los músculos no se relajan.
El sexo anal no es una actividad de acceso y disfrute inmediato. La penetración nunca se debe forzar. Es importante dilatar el esfínter anal lentamente y con mucho lubricante. Lo mejor es empezar con la introducción de un dedo (bien lubricado) para que se vaya adaptando el orificio y tras repetidos intentos probar con dos dedos, luego tres, hasta pasar a la introducción del pene.
La próstata masculina, parecida al punto G femenino, puede tener una respuesta orgásmica, frente a la presión o manipulación. La próstata se encuentra a unos tres centímetros por encima de la cara frontal del recto y tiene forma de disco pequeño y firme. El ano, además de su respuesta a la estimulación táctil, es una zona sensorial que produce una respuesta placentera en el cerebro al ser estimulada.

Consejos para la penetración:

El primer consejo es bastante claro: Muchos hombres no prefieren ni disfrutar el sexo anal siendo receptivo, mucho menos si se trata de la primera vez. Así que si el compañero sexual no está de acuerdo en ser penetrado, respeta su decisión.
Una vez consensuado el sexo anal, hay tres reglas importantes a seguir. La primera: debes utilizar abundante lubricante a base de agua. Sin lubricante o con poco lubricante la penetración será incómoda y dolorosa.

La segunda, es utilizar condón: El recto está lleno de microorganismos que pueden causar severas infecciones a tu pene y a tu sistema urinario. Además, a través del sexo anal uno está más en riesgo de contraer el VIH debido a las micro-heridas que se pueden producir.

Tercero: mucha paciencia y comunicación, sobre todo en la primera vez y en aquellos casos en donde la práctica todavía no ha hecho al maestro. El sexo anal, si se hace de forma apresurada, puede ser muy doloroso e inclusive causarle desgarros musculares a tu pareja, y en algunos casos lesiones a tu pene. Es recomendable iniciar el sexo anal introduciendo primero un dedo, de esa manera el recto se va acostumbrando a la penetración. Luego, lentamente introduce el pene, siempre preguntándole a tu pareja si siente dolor y si puedes continuar.

Penetrar;

Una manera de aumentar el placer de tu compañero cuando lo penetras es usar movimientos más largos y demorados. Puedes estimularlo con un dedo (lubricado) o dos, pero no los muevas mucho para adentro y para afuera. Deja que él se habitúe a la sensación. Recuerda que es el pasivo el que manda: si te dice que le molesta, que te detengas, que lo hagas más despacio siempre debes escucharlo.
Cuando él se sienta cómodo, experimenta introducir el glande dentro de él. Cuando la sientas entrar, detente. A medida que tu compañero se «ajusta» empuja un poco más. Si notas que se retrae, detente y espera un poco o retira el pene apenas un poco, si él lo precisara. De esta forma, pasado poco tiempo tendrás el pene completamente introducido dentro de él. Cuando esto ocurra, usa movimientos largos de vaivén, para conseguir el máximo placer. Intenta que el pene no salga completamente de dentro de él durante los movimientos. En caso contrario vas a meter aire para adentro lo que puede llevar a resultados un tanto embarazosos.
Durante el orgasmo del pasivo probablemente sientas algo de presión sobre el pene: son los esfínteres anales que se contraen y se relajan rítmicamente durante unos instantes. Este tipo de contracciones son involuntarias (y forma parte del orgasmo).
No te olvides de usar bastante lubricante a base de agua y recuerda siempre usar preservativo. El bareback, un pésimo ejemplo: últimamente algunos estudios de pornografía gay sacan al mercado films donde muestran a chicos teniendo sexo sin protección. Recuerda: Siempre, pero siempre usa preservativo: el SIDA y las demás enfermedades de transmisión sexual no perdonan. El riesgo de contagio al no usar protección es altísimo.

Ser penetrado:

Muy importante es que haya una higiene total. Existen varias maneras de garantizarlo. Como es obvio, debes asegurarte que tus necesidades fisiológicas estén satisfechas. Una buena ducha resuelve el asunto. No te olvides de poner un poco de loción para el cuerpo, también como preparativo.
Para quien no está habituado a ser penetrado, una buena posición es sentado sobre el pene. Permite que tú tengas control total sobre la situación. Una vez que estés habituado, experimenta varias posiciones. Un truco para que el inicio de la penetración no sea doloroso o incómodo es, a medida que el pene va entrando dentro de ti, empujar el músculo del ano para afuera, pujando como si estuvieras defecando. Debes combatir la necesidad de mantener los músculos del ano apretados porque de otro modo vas a sentir dolores. Ve lentamente, deja que los músculos de tu cuerpo se relajen, que se abran: la prisa en este caso es uno de los peores enemigos.
Es normal que, después del acoplamiento, tengas la sensación que los músculos del ano están menos tensos, más relajados. Para combatir esto, debes ejercitarlos, contrayéndolos y relajándolos varias veces. Debes aprender a tener más control sobre los músculos del ano, para que los puedas relajar o contraer cuando quisieras. «Ejercicios del kegel».

La erección de los pasivos:

Durante el acoplamiento es normal que el pasivo esté tanquilo, relajado (indispensable para una penetración

sin molestias ni dolores). Si la sensación de placer anal es muy intensa y no te tocas el pene, puede ocurrir que el foco del placer se aleje de la zona genital y se centre casi totalmente en el ano, el recto y la próstata, en ese caso algunos hombres pierden la erección, aunque esté disfrutando muchísimo de la penetración. No tienes que preocuparte o avergonzarte por eso: es normal que si te masturbas y te concentres en el placer de la penetración, el cerebro «desconecte» el pene y se te ponga flácido. Muchos pasivos gozan sin necesidad de tener erecciones, el placer lo demuestran de muchas otras maneras: gimen, sisean, se retuercen, jadean, gritan, etc. lo importante a fin de cuentas es pasarlo bien, disfrutarlo. Algunos activos pueden sorprenderse de esto y creer que el pasivo no está disfrutando la penetración por tener el pene flojo, en ese caso como pasivo puedes hacerle saber que lo estás pasando bien, sin importar si hay erección o no.

Sobre los preservativos:

¿Dónde guardar los preservativos? Debemos guardarlos en lugares secos, con poca luz y a temperatura ambiente. Extemo frío o calor debilitan el material. La luz solar o la humedad pueden causar mayor número de rupturas o desgarros. Los preservativos no se deben llevar en una billetera o guardar en la guantera del coche, por más de dos semanas, porque el material se debilitará y será más propenso a que se rompa.
Si nunca te colocaste uno, mejor «practicar» a solas colocándotelo, de paso te acostumbrarás a la sensación de tener uno puesto. Ten en cuenta que algunas marcas vienen en varios tamaños: el «anatómico», el tamaño normal y el «ancho»

.

Si vas a hacer sexo anal, ten en cuenta que algunos preservativos vienen con una sustancia espermicida, que puede irritar el recto de la persona penetrada. En este caso, evita ese tipo de preservativos. No es grave, pero puede ser molesto y mejor evitarlos.
Lubricante: usa solo lubricante hidrosoluble, no uses vaselina,. aceite de bebé u otra sustancia grasa. Los lubricante de base grasa (oleosa) disuelven el látex y pueden hacer que el preservativo se rompa. Coloca lubricante sobre el preservativo antes de penetrar, eso ayudará a que el pene se deslice con más facilidad dentro de tu pareja.

Nacho

Administrador, Editor, y el loco inventor de todo esto, apasionado del sexo en todas sus versiones con una mente abierta, creativa y e innovadora. Pajillero innato, amante de las pajas entre colegas. Vive en Madrid, España, A sus 36 años, casado y con dos churrubeles, siempre que puede esta dispuesto para una reunión de pajas y de organizarlas, es el responsable de organizar el club de pajas de Madrid. Informático de profesión, amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar.

También te podría gustar...

4 Respuestas

  1. homosexual dice:

    Yo hago el kamasutra con mi novio y me encanta.

  2. homosexual dice:

    El sexo oral la penetración anal apeló y el 69 lo mejor del sexo gay

  3. carlos dice:

    nunca he tenido experiencia con otro hombre pero siento que me gustaria hacerlo pero no me he atrevido a hacerlo… tengo 53 años.. que me recomiendan…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: