Una versátil historia de los pasivos

La larga, profunda y sorprendentemente versátil historia de los pasivos: desde la antigua Grecia hasta la misoginia moderna

El año 2022 comenzó con una explosión, un gangbang, para ser exactos.

El 9 de enero, el usuario californiano de OnlyFans conocido por el nombre de usuario breedlacumhole se registró en un hotel de Los Ángeles. Junto a una lámpara blanca sencilla y una mesa auxiliar, se apropio de 75 cargas (cum),en 20 horas.

Esto provocó semanas de bromas y controversias en Twitter, pero para João Florêncio, profesor titular de la Universidad de Exeter y autor de Bareback Porn, Porous Masculinities, Queer Futures , fue un ejemplo de libro de texto de cómo está cambiando la cultura de los pasivos.

Cuando las personas piensan en ser pasivos, no es raro que piensen en estereotipos para los hombres homosexuales.

Pero tocar fondo en realidad tiene una historia sorprendentemente versátil. Historiadores, investigadores y terapeutas sexuales han explicado cómo el ser pasivo ha actuado durante mucho tiempo como una forma abreviada de sumisión, vergüenza y, en esencia, cómo el patriarcado ve a las mujeres y a quienes reciben nada más que «agujeros pasivos».

Tocar fondo, es el acto de ser “ocupado”, mientras que acción es “invadir”. ¿Notas la diferencia?

“Históricamente, los homosexuales estaban en el fondo” “La parte superior no era gay, eran hombres y como todos los demás hombres” “Tuvimos que inventar una cultura con lo que había, y lo que había era pura cultura.

Entonces, incluso en nuestro comportamiento sexual y presentación de género, nuestras identidades responden a ese marco binario de cultura heterosexual, de ser masculino y femenino”.

 

La antigua Grecia no se suscribía a etiquetas homosexuales o heterosexuales

Tocar fondo puede considerarse como dos cosas diferentes. Está el ser pasivo como una preferencia y un acto físico y sexual, y el ser pasivo como una identidad personal, algo que las personas pueden decir que son.

Cuando se analiza la historia del pasivo, es inevitable comenzar con los antiguos griegos, dice Scott Oatley, estudiante de doctorado en sociología de la Universidad de Edimburgo.

Oatley ha investigado en profundidad cómo los antiguos griegos pensaban y experimentaban el sexo anal. En resumen: les encantó, pero fue la cima la que salió, bueno, la cima en su dinámica.

Los antiguos griegos no creían ni en la heterosexualidad ni en la homosexualidad; en cambio, clasificaban todos los sexos como pasivos o activos.

La persona que penetraba siempre ganaba.

Las relaciones entre personas del mismo sexo eran legal y culturalmente aceptadas, y comúnmente se practicaban dentro de las sociedades griegas y romanas antiguas”, dijo Oatley

“La posicionalidad y el poder son dos conceptos clave que definieron la comprensión antigua de las relaciones entre personas del mismo sexo”, agregó. “La persona a penetrar era dominante, la persona a penetrar era sumisa.

“Los actos sexuales eran un juego de suma cero: la persona que penetraba siempre ganaba”.

Lo más parecido en la cultura griega antigua al fondo moderno era el «erômenos», un adolescente al que no le crecía la barba, un adolescente comprometido en una pareja pederastica con un hombre adulto, hombre mayor y barudo llamado erastés.

Puedes ver el juego de poder incluso en las propias palabras. El significado de erömenos es pasivo (alguien que es sexualmente deseado) mientras que erastês es activo (desear sexualmente). “Ser penetrado era colocarse en la posición inferior y feminizante”, explicó Oatley. Algunos hombres incluso practicarían sexo intercrural (entre los muslos) para evitar ser penetrados y por lo tanto feminizados.

Sin embargo, había muchos matices dentro del estigma. “Lo que era inmoral para los griegos no era ser pasivo sino ser pasivo en tus placeres”, continuó Oatley. En otras palabras, el acto de tocar fondo en sí mismo no se consideraba estrictamente no masculino; ser pasivo sí lo era.

Las formas en que los hombres podían evitar ser percibidos como pasivos eran ser «activos» fuera del dormitorio, como casarse y procrear: los hombres aún podían recibir y ser considerados hombres varoniles, dijo Oatley, siempre que se casaran y se reprodujeran.

Los romanos eran más duros en sus puntos de vista y tenían una solución similar. Al ver el mundo, ya las mujeres, como cosas para ser conquistadas y gobernadas, los hombres ‘auténticos’ fueron considerados como «depredadores impenetrables». En otras palabras, una tapadera.

Para eludir la idea, los romanos consideraban a la persona penetrada (mujeres y esclavos, varones jóvenes) como de un “estado social inferior”. Tener sexo anal consensuado con un hombre nacido libre (alguien que no nació en la esclavitud) incluso estaba penalizado , pero era la persona pasiva la que sería procesada, en lugar del hombre “activo”.

Este estigma, nuevamente, caló hondo en las palabras utilizadas en ese momento para los actos. A los hombres que eran analmente receptivos se les llamaba despectivamente » cinaedus « y se los consideraba defectuosos, o se les denominaba «pathicus», un término para los masoquistas que obtenían placer de la penetración independientemente del género. Tampoco significaba que la persona fuera queer como tal, sino que deseaba ser un receptáculo para el sexo.

Más allá de los griegos y los romanos, los hombres femeninos no siempre han sido considerados de menos. En la Gran Bretaña y Francia del siglo XVIII, por ejemplo, las mujeres heterosexuales consideraban a los dandies, tipos que adoraban la apariencia por encima de todo, como sementales atractivos.

Incluso la palabra “gay” en el siglo XIX generalmente se refería a mujeriegos agresivamente heterosexuales y burdeles heterosexuales en lugar de homosexualidad . “El concepto de homo y heterosexualidad son, en el esquema de la sociedad humana, un concepto novedoso”, señaló Oatley. “La homosexualidad se acuñó por primera vez en inglés en 1892 , y la heterosexualidad apareció unos años después”.

El estereotipo ‘femenino gay’, que hoy en día está vinculado a los estereotipos sobre el sexo pasivo, es en gran medida el resultado histórico de siglos de actitudes patriarcales hacia ser una pareja pasiva en el sexo y  una ola de leyes contra la sodomía del siglo XVI .

Durante años, la imagen pública de un hombre gay fue como la de Oscar Wilde: cabello lacio, ‘femenino’ y, para la sociedad, degenerado.

A medida que se avecinaba la crisis del SIDA, los hombres homosexuales se dividieron en ‘superiores’ y ‘inferiores’

Los hombres queer, cansados ​​de estar atados al afeminamiento, adoptaron ideales “hipermasculinos” en la década de 1970, explicó Florêncio (piensen en panqueques abultados y papás de cuero con bigotes negros tipo Sharpie) para “combatir la idea de que los hombres gay eran como mujeres”.

Luego la crisis del SIDA se apoderó del mundo y provocó, aún más, el estigma de los hombres recibiendo, además de traer la necesidad de los términos “arriba” y “abajo”.

Recibir fue visto como peligroso por aquellos inquietos por el virus que arrasaba su comunidad. Al considerarlo una ruta más segura, muchos hombres prometieron no volver a recibir sexo analmente, lo que generó la necesidad de descriptores absolutos como «superior» y «inferior».

Nacido de la ansiedad y la humillación histórica asociada a la feminidad, “eso llevó a lo que ahora llamaríamos ‘vergüenza de fondo’ , agregó Florêncio.

“Entonces, en la década de 1970, se podría decir que cuando ‘los hombres eran hombres’, había mucha versatilidad. Al entrar en la crisis del SIDA en la década de 1980, esas posiciones sexuales se polarizaron debido a las narrativas culturales en torno al VIH”.

Los artistas adultos masculinos heterosexuales de la época captaron bien esta división aguda, agregó Florêncio.

Los que se volvieron «homosexuales pagados» tendieron a encabezar dado que la posición es más comparable al papel de penetrador en el sexo heterosexual. Decían que el «dar» no los hacía gay porque, al igual que los griegos y los romanos, “si eres tú el que folla, no eres gay”, explicó Florêncio.

“Sigues siendo un ‘hombre de verdad’. Solo eres gay si lo aceptas”.

¿El futuro de tocar fondo? El heroico vampiro ‘power bottom’ que ‘drena tops’

Mirando hacia el futuro de ser pasivo, Florêncio dijo que los avances médicos en el tratamiento del VIH y el SIDA, como la píldora preventiva del VIH PrEP , han ayudado a suavizar el estigma de ser pasivo. Dado que el VIH ya no es similar a una sentencia de muerte , ha surgido una nueva identidad de fondo: el » fondo de poder hipermasculino «.

“La figura del power bottom, anecdóticamente en la cultura gay, es a la vez deseada y temida”, dijo Florêncio. “En cierto modo, son como vampiros. El pasivo en el centro de un gangbang es la escena porno más típica de todos los tiempos… hasta que ves como el pasivo es retratado casi como un héroe.

Todos los rasgos masculinos (resistencia, heroísmo, atletismo) ahora se asocian con los traseros. Ellos aceptan ser jodidos, lo que solía ser visto como castración y lo hacen súper varonil al convertirse casi en superhéroes: el poder pasivo.

“El power bottom es, en cierto modo, una anomalía, pero que se admira. Todo el mundo quiere ser un power bottom”.

Sin embargo, persisten los complejos en torno a la masculinidad, ya que «todos los activos tienen miedo de los pasivos poderosos, están agotados por ellos».

Ness Cooper,  sexóloga clínica con sede en Norfolk, está de acuerdo. El acto de penetrar no está tan arraigado en el poder como antes.

“Antes siempre solía ser que el pasivo sumiso solo estaba ahí para el disfrute de su don”, dijo Cooper, “pero a menudo con la discusión de los límites y los gustos y aversiones, está claro que aquellos que se someten también obtienen el disfrute satisfecho de sus parejas. .”

En resumen, las cosas se están volviendo mucho más matizadas. El sexo no es simple, dijo Cooper, especialmente cuando se trata del «impacto social y psicológico» que estas expectativas pueden tener sobre nosotros. “Las cosas han cambiado mucho en lo que realmente significa ser el receptor ahora, y muchas personas se están alejando de ser simplemente un agujero pasivo”, enfatizó Cooper.

A medida que los pasivos se reescriben a sí mismos para ser dominantes y masculinos, incluso los activos están haciendo lo mismo. La otra cara del power bottom, agregó Florêncio, es la “blusa”, un top femme.

¿Es esto necesariamente algo bueno? Florêncio sigue sin estar convencido. Todavía no nos hemos sacudido del todo el sexismo que arraiga el lenguaje queer: “Todavía estamos tratando de dar sentido a lo que hacemos con un lenguaje que no es el nuestro”, dijo.

Tome la frase relativamente nueva, el «pasivo mandón» que, según el diccionario LGBT+ de colaboración colectiva Queer Undefined , se refiere a «un hombre que es receptivo en el sexo anal pero que da instrucciones durante el sexo de una manera agresiva o dominante (mandón)». Para alguien que hace de pasivo, incluso si lo hace de una manera tradicionalmente “masculina”, no puede evitar sentirse avergonzado mientras el espectro de la misoginia continúa levantando la cabeza.

La cultura queer permanece atrofiada por el mundo patriarcal criticón y hambriento de poder que la rodea. “Incluso en el power bottom vemos mucho hoy”, advirtió Florêncio, “por mucho que abrace la penetración, cuanto más son jodidos, más hombres son, también se aferra a la masculinidad: la falta de emoción o conexión, ser rudo y ser tan atlético como Superman.

“Cuantas más pollas tomas, más hombre te vuelves. El poder está en el orgullo. Todavía lo tomas, como dicen, como un hombre.

breedlacumhole Lo volverá a repetir el 2 de marzo hasta el 4 de marzo. ¡Planea tomar tantas cargas como le sea posible y, con suerte, obtener un buen metraje también!

https://twitter.com/breedlacumhole/status/1491848421975609354?s=20&t=ThfBBujFi-x7H4jeSnMPzg

 

 


 

Nacho

Administrador, Editor, y el loco inventor de todo esto, apasionado del sexo en todas sus versiones con una mente abierta, creativa y e innovadora. Pajillero innato, amante de las pajas entre colegas. Vive en Madrid, España, A sus 36 años, casado y con dos churrubeles, siempre que puede esta dispuesto para una reunión de pajas y de organizarlas, es el responsable de organizar el club de pajas de Madrid. Informático de profesión, amigo de sus amigos, siempre dispuesto a ayudar.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: